La marca de un bolso llamado libertad; por Carlos S. Martínez

He tenido un sueño precioso. Soñaba que el mundo era de otra manera. Luego ha sonado mi despertador y me han entrado unas ganas irreversibles de estallar en llanto. Sí, porque los chicos también lloran.