La marca de un bolso llamado libertad; por Carlos S. Martínez

He tenido un sueño precioso. Soñaba que el mundo era de otra manera. Luego ha sonado mi despertador y me han entrado unas ganas irreversibles de estallar en llanto. Sí, porque los chicos también lloran.

Miedo.

No me puedes decir que sientes miedo de algo que todavía no ha empezado. No me puedes decir que sientes miedo de que nuestros caminos todavía no se hayan cruzado. Porque el miedo no es la magia caprichosa de la que todo el mundo habla. Porque el miedo no es la incertidumbre. Porque miedo esSigue leyendo “Miedo.”