Tendencias de rojo

¿Y si os digo que os escribo desde el ascensor? Por suerte no, no se ha parado; y menos mal, pero me parecía un buen sitio para comenzar a escribiros. Ante todo, y para empezar, buenos días, buenas tardes o buenas noches. ¿Cómo estáis? Las fiestas han pasado y la rutina ya corre de nuevoSigue leyendo “Tendencias de rojo”

Semana Santa en Madrid.

Os escribo desde algo que detesto: la rutina. Pese a que todavía no ha empezado la universidad (comienza mañana) las vacaciones, para mí, han terminado. Los días de Pascua se acaban pronto, pero me consuela saber que dentro de poco llegará el verano. Estos días los he pasado en Madrid. Podría haberme vuelto a Alicante.Sigue leyendo “Semana Santa en Madrid.”

Glamour en Chueca

¿Qué tal estáis? Sería muy hipócrita decir que vaya asco de día cuando lo cierto es que me encuentro de vacaciones, pero ya sabéis que los lunes no son mi devoción. Aún así, estoy feliz y quiero contaros por qué. Este último lunes del mes de marzo voy a hablaros del evento al que acudíSigue leyendo “Glamour en Chueca”

Azul como el mar, hoy no me puedo levantar.

Intento adaptarme a los lunes, pero la historia de nuestras vidas nos cuenta que los principios son difíciles. Las cuestas resultan costosas de subir, despertarnos supone un sacrificio, empezar a estudiar da pereza… Los lunes cuestan. Son odiosos. Yo nací un lunes. Me lo van a decir a mí. Pero en fin. ¿Qué le vamosSigue leyendo “Azul como el mar, hoy no me puedo levantar.”

Lo que algún día me dije.

No está dormida. Está muerta, pero lo parece, ¿verdad? Eso tranquiliza tu asquerosa conciencia. Asesino. Criminal. No te ha bastado con humillarla día tras día. Hasta que no le has quitado la vida no has parado. El día de la mujer no existe, porque día de la mujer deberían serlo todos. Tú, que vas diciéndoleSigue leyendo “Lo que algún día me dije.”

Miedo.

No me puedes decir que sientes miedo de algo que todavía no ha empezado. No me puedes decir que sientes miedo de que nuestros caminos todavía no se hayan cruzado. Porque el miedo no es la magia caprichosa de la que todo el mundo habla. Porque el miedo no es la incertidumbre. Porque miedo esSigue leyendo “Miedo.”

El olvido es como la muerte.

No veo nada. Una luz me ha cegado completamente. ¿Eso ha sido un ángel? Tengo miedo. Estoy asustada. Acabo de recuperar la visión y nadie parece haber sentido lo mismo que yo. Eso sí, el tiempo de ahí fuera ha cambiado. La última vez que miré por la ventana el sol brillaba en lo altoSigue leyendo “El olvido es como la muerte.”